Terminar una relación nunca es tarea fácil, sería maravilloso que existiera el clásico método de borrado de memoria a la eternal sunshine of the spotless mind, pero las cosas no son así, siempre que amamos y termina, nos vemos obligados a vivir un duelo, estaría buenísimo que existiera una fórmula mágica para borrar lo vivido, las risas y el dolor. Y aunque cada quien cicatriza a su tiempo, acá te dejo una listilla que si no borra el daño, por lo menos promete hacerte sentir mejor.

53a0e3efa313b_-_cosmo-dawson-crying-de

  1. ¿Neta? ¿Está llorando por una persona? Hay más de 7 400 millones de habitantes en el mundo y tú estás llorando por uno, seguro entre esos millones hay una persona especialmente diseñada para ti, la cosa es ser paciente y dejar que todo fluya.
  2. Mírate al espejo, eres un ser hermoso, mira tus cualidades, ama tu cuerpo, tu alma. Alguien, en algún lugar está pidiendo en este justo momento encontrarte.
  3. ¿Cómo creciste con esto? Seguro mucho, piensa en que esa persona llego para hacerte crecer, si se fue, lástima se perderá una versión mejorada de ti
  4. Invéntate un proyecto. Comienza una rutina nueva de ejercicios, renueva un mueble viejo, toma un taller, lo que sea que te guste y te mantenga ocupado.
  5. En todo sentido, cámbiate el look, siéntete feliz con quien eres, y muéstraselo al mundo, las miradas llegaran solas.
  6. Llora lo que tengas que llorar, drénalo todo, hasta que te sientas aliviado
  7. Toma una libreta y escribe todo lo que sientes, luego olvídala, suelta, después de escribirlo se quedará ahí, en el papel, en el olvido.
  8. Sal de fiesta, tunéate y mira como siempre habrá unos ojos que buscan encontrarte.
  9. Ten un amorío de una noche. En la fiesta, o una reunión, libera adrenalina, sin culpa, sin miedo, disfruta la demencia de ser soltero.
  10. Date tiempo y aprende a amarte, sé que duele, pero pasará -Siempre pasa- y sabes que con el tiempo sanará, no guardes rencor que solo te daña a ti, ya te llegará esa persona que es justo lo que siempre has imaginado.

Greta C. Navarro