¡Feliz día hermosas, no sé que seríamos sin ustedes!
Sencillo: No tendrían a quien humillar, a quien acosar, no tendrían por qué demostrar su “hombría”, su condición de “machos”. ¿Hemos avanzado como sociedad? Seguramente, gracias a las sufragistas tenemos derecho al voto, pero al 2017, somos minoría como representantes políticas, nos dividen en los vagones del metro, ¡Vaya avance!, yo me pregunto ¿Por qué no mejor le enseñamos a los varones a respetarnos?, ya podemos levantar una denuncia por violencia, pero la ley sigue estando a favor de “ellos”. Tenemos derecho a la educación, pero aún no formamos mayoría como directoras del sector laboral, pues lógico, nuestra condición de mujeres nos hace tomar decisiones guiadas por las “hormonas”, no tenemos carácter. Tenemos derecho a trabajar nuestra buena jornada laboral, pero también debemos hacernos cargo de la jornada en casa, haciendo así trabajo doble, porque como mujeres es lo que nos toca. Salimos a las calles paranoicas, sabemos que podemos ser violadas, humilladas, denigradas todos los días, que sin importar la ropa que usemos debemos “tolerar” los “piropos”, las miradas lascivas, y que si nos matan no pasa nada, porque el estado sigue siendo falocentrico y patriarcal.
¿Qué podemos hacer al respecto? Cambiar la forma en la que concebimos a las mujeres, no somos frágiles, ni sumisas, tampoco queremos ser iguales que los hombres, queremos trato igualitario ante el universo social, igualdad de derechos, EQUIDAD, pero es necesario que como mujeres, dejemos de mirarnos como objetos y pasar a ser sujetos activos de la sociedad, educar a las nuevas generaciones con otros criterios de valor, dejar de usar lo femenino como algo peyorativo: “lloras como niña”, “pareces princesa”, y nosotras no aspirar a serlo, antes de ser “bellas” forjarnos por ser seres pensantes, con postura crítica, capaces de contribuir positivamente al mundo, dejar de admirar “iconos” que reproducen el modelo de la “mujer perfecta” con cuerpos exuberantes y rostros “perfectos” creados por los hombres, porque ¿Saben? para eso están creados, para enfocar nuestra atención a ser bonitas, y no cuestionar la realidad, así se nos va la vida intentando estar al nivel de modelos absurdos donde el máximo aspiracional es ser el adorno de un hombre, que nos respeta, porque como adornos, somos reemplazables por uno mas bello, la infidelidad no existe porque somos objetos, no importa lo que pensemos o sintamos porque somos objetos, ya basta! no somos objetos! y ¿Qué pasa cuando rompemos el paradigma? Somos FEMINAZI, el máximo exponente de la ignorancia actual, que emana un gran desconocimiento de dos movimientos clave en la historia de la humanidad del Feminismo y el Nazismo, movimientos que son contradictorios, el feminismo no es mas que buscar tener control sobre nosotras mismas no sobre los demás, derecho a decidir sobre nuestros cuerpos, sobre nuestras vidas, sin ser juzgadas o catalogadas negativamente
si ser libre es ser puta, si por abortar soy puta, si frenar el acoso me hace una “puta mal cogida”, si por expresar mi opinión soy puta, si por alzar la voz ante la violencia soy una bruja, si por difundir la equidad soy puta, si por vivir mi sexualidad libremente y buscar mi placer soy puta, entonces queridos y queridas mías mías, LO SOY, SOY UNA PUTA-BRUJA, una PUTA-BRUJA-EMPODERADA.

Greta C. Navarro