Revista SHOUT: Greta, poco a poco te hemos ido conociendo a través de las páginas de SHOUT, sin embargo aún hay mucho que no sabemos de ti, como el hecho de que eres maestra, platícanos un poco sobre lo que es ser una hermosa y joven maestra de universidad y ¿cómo logras quitarte de encima a todos esos alumnos calenturientos que seguro quieren contigo?

Greta Navarro: Soy docente en un par de Universidades, y la experiencia es más que inefable, amo poder entrar en un par de cabezas huecas, transmitir conocimientos y sobretodo hacer conscientes a las nuevas generaciones, fomentar la capacidad crítica, incitarlos a la lectura, a que miren cine que nada tiene que ver con Hollywood, y pues sí son calenturientos pero jamás indecorosos, no ha pasado de una que otra invitación a salir y muchos skalters jaja

RS: Escuchamos por ahí que has tenido un sinfín de trabajos de todas índoles, ¿cuáles han sido los peores trabajos que recuerdas haber realizado?

GN: Son dos, el primero que fue cuando tenía 17 años en una fonda de Morelia, me fui a la aventura y no tenía ni un peso, nadie me contrataba por ser menor de edad y ¡chilanga!, trabajé ahí dos o tres dias de 7 am a 8 o 9 pm. Tenía de limpiar el lugar y meserear, me pagaban 60 pesos al día y podía comer, antes de contratarme me dijeron, ¿Sabes hacer cuentas?. El segundo en Zara de coyoacán un par de años después, es realmente horrible porque nunca paras, te explotan a más no poder y la gente es supér prepotente, sienten que están comprando un Valentino y andan en rebajas buscando blusas de 50 pesos, duré como tres meses.

RS: Te conocimos por primera vez como modelo en SHOUT, cuéntanos ¿cómo iniciaste tu carrera en el modelaje y que esperas de ella?

GN: Tenía un novio fotógrafo, él subia sus fotos y de ahí me empezaron a llamar, aunque para ser honesta no me considero modelo, sólo me gusta trabajar y apoyar propuestas hechas en México, aunado a que por las fotos he conocido a un sin fin de personas súper talentosas y divertidas.

¿Qué espero? Poder seguir recibiendo propuestas interesantes que me permitan adentrarme en nuevos esenarios, tener nuevas experiencias y ser la musa de varios lentes, hasta que mi piel esté arruagada y mis tetas caidas.

RS: Sin embargo eres mucho más que solo modelo, últimamente hemos vivido intensas experiencias a través de tus relatos/cuentos de “la vida cerda” ¿cómo empezaste a escribir y que te lleva a narrar estos relatos?

GN: Empecé desde los quince, con relatos bélicos y bastante gore, despues encontré al Marquez de Sade, a Bukowski, Sartre, Baudelaire y me incitaron a escribir algo diferente, casi todo lo que escribo lo he vivido de alguna manera, así que es fácil plasmarlo en el papel.

RS: Eres una mujer bastante segura de sí misma y en contacto con su sexualidad, ¿cómo mantienes ese optimismo y libertad de expresión en una sociedad reconocida por reprimir a las mujeres?

GN: Hace mucho me dejó de importar lo que piense la gente de mi, considero que esa es la clave de la felicidad, mandarlos al carajo, siempre hay quienes te juzgan, en México –y el resto del mundo- tenemos una cultura inmersa en el machismo, así que es fácil determinar si una mujer es puta o santa, según la sociedad siempre somos putas, esto nos lleva a tener mujeres que mueren sin sentir un orgasmo, mujeres que no se masturban, mujeres que se callan y no le dicen a sus parejas lo que quieren o les gusta,  desencadena infidelidades , frustración y desgaste en las relaciones de pareja, sin mencionar la trata de personas, el acoso y la violencia.

Somos seres sexuales y es lo más natural sentir deseo, por desgracia durante años se fundó la creencia de que las mujeres no debían sentir placer y se la creyeron demasiado. Pero estamos en el 2016, ya es tiempo de que las cosas cambien, ya es tiempo que dejemos la doble moral, no somos ni putas ni santas, somos seres humanos con derecho a expresarnos de la manera que nos plazca y sobretodo a sentir placer con ello. Basta de etiquetas, basta de mutilación, basta de acoso.

RS: Según tus experiencias, ¿cómo navegas por los estigmas sociales y acaso tu experiencia intimida a posibles amantes?

GN: De alguna manera sí se intimidan, pero más que eso, considero que se “asustan” no esperan una mujer independiente que pague la cuenta, llegue en auto, exprese lo que piensa y no necesite que la lleven a su casa, claro, no digo que todos los hombres sean así pero me he encontrado a muchos que les pasa,  lo importante es que no dejes que apaguen tu brillo, sólo porque ellos son opacos,  no ser sumisas ni abnegadas, no caminar detrás de él, sino al lado.

Estigmas siempre van a existir, la cosa es que no te afecten, por el contrario me sé privilegiada por romper con estereotipos burdos y las cadenas de la opresión.

RS: Pasando a temas menos controversiales, ¿platícanos un poco sobre tus tatuajes y si consideras que te ponen en desventaja en el mundo de la docencia?

GN: Amo mis tatuajes, el primero me lo hice a los 15,  sigo y seguiré, casi todos tienen un gran significado, están ahí para recordarme porque vale la pena estar aquí, bueno sólo tengo uno que me hice por las ganas –el de las cerezas- , en cuanto a la desventaja en la docencia en realidad no, más bien “soy la maestra tatuada” y eso me pone en ventaja con los alumnos y alumnas, si hay profesoras, que me miran con ojos juzgones, pero me tiene sin cuidado, finalmente lo que importa no está en mi piel, está en mi mente y en mi alma, los mejores cumplidos han sido de mis alumnos que dicen que soy muy estricta, que los reprobé, pero que aprendieron mucho.

RS: Siendo una modelo “alternativa” en una sociedad basada fuertemente en los estereotipos de “belleza” impuestos por los medios, ¿qué mensaje le darías a la jóvenes que aun siendo hermosas no entran dentro de este esquema, para sentirse hermosas sin importar cómo luzcan?

GN: Todo es impuesto por la sociedad, sólo porque a alguien se le ocurrió que debes ser flaca, con senos enormes y nariz respingada, ¡pero al carajo! Hay una frase que leí y amé : “Si el mundo fuera ciego ¿A cuánta gente impresionarias?” Tal vez no sea tan profunda, pero para mi es real, el cascarón se acaba y no puedes basar tu seguridad en como luces, no importa si eres gorda, flaca, plana, rubia o morena, debes aprender a amarte,  cómo es posible que por voluntad la gente se opere para cumplir un prototipo,  hay que escuchar los halagos, hay que escuchar a las personas que nos aman, porque sí pudieramos mirarnos a través de sus ojos, veríamos lo hermosos que somos.

RS: Si alguno de nuestros lectores se siente lo suficientemente galán para conquistarte, que debería de hacer para ganarse tu corazón?

GN: jajaja, primero debe ser letrado, que le guste ir de museo, fumar y echar fiesta, que haga arte,  que sea capaz de crear: que pinte, toque, escriba, saque fotos, que sea de buen diente, y tenga de la capacidad de hacerme reír, si está peludo mejor, y para ganarse mi corazón una buena conversación, que sea chambeador (en todos los sentidos), que me rescate de las cucarachas voladoras y sobretodo que confié en mi palabra.

RS: Por ultimo Greta, cuéntanos ¿qué es lo que más te gusta hacer en tu tiempo libre y que opinión tienes de la cultura alternativa que se está poniendo muy de moda últimamente?

GN: Me gustan muchas cosas, depende del día y de mi humor, desde ver series todo el día con pizza y cervezas, ir a ver exposiciones –amo la pintura y la escultura- leer y por supuesto escribir.

Pues en primera habría que definir qué es la cultura alternativa, y eso nos llevaría varias horas y seguro no llegariamos a definirlo por completo, considero que se puso de “moda” estar tatuado, o tal vez es que las personas se atreven más porque ya empieza a ser más aceptado socialmente, me gusta  que se atrevan, siempre y cuando sea porque lo desean, no por seguir una tendencia, porque si lo hacen por moda, en algún momento se van a arrepentir.

RS: Como siempre ha sido un placer hablar con una chava tan cool e inteligente y estamos felices de anunciar que eres nuestra más reciente colaboradora en una sección de preguntas y respuestas que sin duda llegara a ser muy popular en los próximos meses., Gracias por tu tiempo y esperamos ver más de ti en las páginas de SHOUT.