La primavera esta aquí, esto no quiere decir otra cosa más que las lluvias y el asfixiante calor están a la vuelta de la esquina, es hora de dejar el punk y el rock en el armario e ir directo al jardín, cortar todas las flores que veas y ponértelas todas en tu y/u otros outfits, los siguientes 5 meses del año.

No me mal entiendan, no digo que porque es primavera te tienes que vestir, estrictamente, de blanco y andar por la vida vestida de blanco, o rosa, y ser alguien que no eres simplemente porque llego el sol a nuestras vidas.

Los días en los que vestir de blanco y usar vestidos y faldas de verano están quedado, progresivamente, en el pasado, las casas de moda y las tendencias se han estado acoplando más a la vida de las mujeres normales, mujeres no tan femeninas como “deberían” y se han preocupado más por llegar al sector del mercado que es más difícil de complacer, y nos ha consentido con tendencias deportivas de pies a cabeza, dejando atrás los stilletos y las minis en el armarios, GRACIAS A DIOS.

Chanel y Dior llenaron sus pasarelas con tendencias extremadamente deportivas y ergonómicas, donde faldas, pantalones y vestidos conviven plácidamente con zapatos deportivos, blazers tipo beisboleras, cachuchas o accesorios que dejan lo clásico femenino para adaptarse a las mujeres menos convencionales.

Caam Tellez