Debido a la cantidad de salvajismo, violencia descontrolada, parafilias, tortura y realismo que contiene la película mexicana del director Lex Ortega  algunos  involucrados en la industria cinematográfica nacional e internacional aún están dudando en difundir su existencia. Atroz  fue primeramente un cortometraje creado en 2012 y censurado en algunos países y festivales así que a nadie le debe extrañar que ahora que se transforma en largometraje y que se presenta como la película más brutal que se ha realizado en México espante a muchos aun antes de estrenarse.

Human-Depravity-poster

Ya ha sido seleccionada en algunos festivales internacionales y su estreno en nuestro país será en el Mórbido Fest 2015 a realizarse en  la ciudad de Puebla del 28 de octubre al 1 de noviembre y es precisamente en este festival donde se le ha otorgado la letra E para su exhibición por lo que no está por demás recordar que la letra C se le otorga a las películas que son solo para adultos y la letra D a aquellas que son para adultos de amplio criterio, con esto, ya saben que esperar de la clasificación E el que se lleva se aguanta según Mórbido.

Es una realidad que Atroz provocará sentimientos  desagradables y  repulsivos, que es una película solamente para aquellos que han visto más cine de horror de lo que soportaría un aficionado normal y que nunca, por ningún motivo debe ser vista por un niño o un adolecente. Atroz es para aquellos cinéfagos capaces de disfrutar de lo horroroso, de lo sádico, lo extraño y lo irónico tanto como se disfruta del miedo en un parque de diversiones.

El cine en general,  incluido el cine mexicano siempre ha tenido un lado lúgubre, perturbado y tenebroso, en fin ese lado oscuro que tiene que estar en todo para dar el equilibro necesario a la vida, existen películas francesas, italianas, japonesas, alemanas, estadounidenses, brasileñas y también mexicanas, que rebasan los límites de la decencia y la moral prevaleciente en cada época y que despiertan acalorados y polémicos debates que se encargan de ponerles calificativos que van desde blasfemas y ofensivas, hasta intolerantes, racistas y discriminatorias, basta con recordar Freaks o La parada de los monstruos de Tod Brouning filmada en 1932, El último tango en París de Bernardo Bertolucci filmada en 1972, La última casa a la izquierda realizada por Wes Craven en 1972, Satánico Pandemonium de Gilberto Martínez Solares realizada en 1975, Nekromantik dirigida por Jorg Buttgereit en 1987 y ya en este siglo XXI tenemos  Viólame de Virginie Despentes del año 2000, Irreversible del director Gaspar Noé filmada en 2002 y A Serbian Film de Srdjan Spasojevic  filmada en 2010 todas ellas fueron prohibidas en algunos países o estrenadas en medio de protestas y sin calificación en otros y desde luego acarrearon una serie de problemas para sus directores, productores y distribuidores, incluso por haber exhibido esta última, el director del Festival de Sitges, Ángel Sala, fue acusado de exhibir pornografía infantil, tras una denuncia de la Fiscalía de Barcelona y llevado a juicio.

Decidí dar punto y aparte para nombrar a Holocausto caníbal filmada en la selva amazónica en 1980 por el director italiano Ruggero Deodato, quien fue sentado  en el banquillo de los acusados nada más y nada menos que por asesinato,  pues no faltaron quienes aseguraban que había matado a algunos actores durante el rodaje de esta película,  Deodato demostró que escenas como la de la chica empalada eran pura ficción, sin embargo donde no hubo  efectos especiales fue en las numerosas muertes de animales mostradas en la película y si,  también es verdad lo que ya se venía escuchando algunos meses atrás, Ruggero Deodato es productor asociado en Atroz y esto ha sido confirmado por el cartel provisional que se está manejando para los festivales de este año.

Una constante en todos los ejemplos anteriores es la excelente calidad fílmica, el realismo cinematográfico y una forma bastante inteligente de presentar narrativamente los acontecimientos, Atroz de Lex Ortega no se queda atrás, el argumento parece sencillo, es la historia de dos asesinos en serie que después de ser arrestados por causar un accidente de tráfico, la policía confisca algunas cintas de video. Estas cintas contienen brutales asesinatos y torturas que muestran la maldad humana, sus antecedentes, parafilias y la psique de estos asesinos. En el fondo, Atroz es también es una crítica a la familia como primera institución coercitiva, al sistema capitalista occidental y a las practicas inhumanas y secretas del militarismo latinoamericano. La película no es completamente un crudo found footage, también tiene escenas filmadas en cine tradicional que le dan lo necesario para hacerla fluida y lograr que no sea monótona.

A pesar de que Atroz posiblemente sea clasificada en el top 20 de las películas más  brutales y explicitas del mundo, por favor  en ningún momento olviden que: ¡sólo es una película!

Emmanuel Ortega.